Noticias

Comunión de las Iglesias de la Reforma Iglesias signatarias de la Concordia de Leuenberg

Sobre el debate en el Congreso de la Nación en relación con la “Ley de libertad e igualdad  religiosa” 

Los representantes de la “Comunión de Iglesias de la Reforma en el Río de la Plata” (CIR), reunidos durante el día miércoles 22 de septiembre para deliberar, entre otros asuntos, sobre el debate que en estos momentos está tomando forma al interior del parlamento de la República Argentina en relación con el proyecto de Ley así denominado de “libertad e igualdad Religiosa”, promovido por la diputada Cynthia Hotton, queremos manifestar cuanto sigue:

a) Nos solidarizamos con el Comunicado de nuestra Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) de fecha 29 de agosto pasado. En particular, con la afirmación que reza: “somos conscientes de la diferencia entre [aquellos] derechos a los que no renunciamos y los privilegios que no buscamos” a la hora de tener que debatir respecto de una ley en relación con la libertad e igualdad garantizadas por la Constitución Nacional desde la perspectiva de la actividad religiosa en el país.

b) Que, si bien el art. 2 de la Constitución Nacional garantiza y compromete al Estado a sostener el culto Católico Apostólico Romano, queremos señalar que con la misma certeza la Carta Magna encomienda al Parlamento: “Legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos” (cf. Art. 75, inciso 23 de la Constitución Nacional).

c) Reiteramos aquí lo manifestado en una carta del 11 de abril de 2006 que dirigiéramos al Sr. Subsecretario de Culto de entonces, donde decíamos que “seguimos sin entender por qué debe exceptuarse a la Iglesia Católico Romana en los alcances de una nueva normativa en este campo y por qué no se puede reconocer, desde el derecho, la personalidad jurídica religiosa de los diversos credos de una manera inclusiva. Especialmente donde las diferencias puedan tener lugar y convivir mutuamente en el marco de un Estado democrático que las reconozca y valore como medios por los cuales la sociedad argentina esté en condiciones de crear y recrear sus relaciones de sentido desde la especificidad de sus creencias en el marco de una estricta libertad de conciencia”.

d) Por lo manifestado y a la luz de lo que su mismo texto establece, sostenemos que el proyecto de Ley de libertad e igualdad religiosa en debate dentro del Congreso Nacional, lejos de garantizar la libertad e igualdad dentro del objeto sobre el que pretende legislar, consagra más desigualdad y menos libertad en el real ejercicio de la libertad de conciencia, opinión y práctica religiosa.

e) Ahora y si bien la libertad ha sido lo suficientemente garantizada en nuestro país, nos preocupa que ello ha sido así por un principio más bien basado en la tolerancia que en el de un estricto sentido de libertad en el marco de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, sean estos practicantes de religión alguna ó no.
Por lo dicho, afirmamos que:

f) Transcurridos tantos años de la recuperación del Estado democrático, nos preocupa que el parlamento argentino no haya derogado la Ley de Cultos (Ley N° 21.745) aún vigente, sancionada por la última dictadura militar. Al respecto, abogamos por su pronta y urgente derogación.

g) La sociedad argentina, luego de la reforma constitucional del año 1994, al consagrar los derechos humanos, primero y los políticos, económicos, sociales y culturales, después junto con los tratados internacionales vinculantes como norma interna, ha iniciado un camino orientado a brindar y asegurar las necesarias garantías respecto de las libertades públicas que tornan indispensable la sabia y prudente separación del Estado de cualquier tipo de tutelaje, inclusive el religioso.

h) Por todo ello, se hace necesario abrir un debate en consecuencia para garantizar de este modo todas las libertades consagradas por un Estado laico y democrático, donde la religión sea sólo una de las tantas formas de expresión que tiene la conciencia humana para construir la realidad, basada en el respeto al prójimo e inspirada en un estricto sentido de justicia a lo diverso que toda cultura en sí misma alberga.

Firmamos la presente: 
Consejo Interparroquial de las Iglesias Luterano – Danesas en la República Argentina
Pastor Andrés Albertsen

Iglesia Evangélica del Río de la Plata
Pastor Federico H. Schäfer, Presidente
Pastor Juan Abelardo Schvindt, Secretario General

Iglesia Evangélica Luterana Unida
Pastor Alan Eldrid, Presidente
Sr. Alejandro Muruzetta, Tesorero

Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata
Pastor Marcelo Nicolau, Moderador

Iglesias Reformadas en la Argentina
Gerardo Oberman, Presidente

 

“Matrimonios del mismo sexo”

En relación al tratamiento en el parlamento argentino de un proyecto de ley sobre matrimonio entre personas de un mismo sexo:

Declaración de las Iglesias: Evangélica del Río de la Plata (IERP) y Evangélica Luterana Unida (IELU) 

Con respecto al tema de referencia y en relación a las declaraciones realizadas por agrupaciones de iglesias evangélicas a las que ni la IERP ni la IELU pertenecen, que repudiando la iniciativa legislativa en cuestión se adjudican hablar en nombre de todos los evangélicos, a fin de clarificar ante la opinión pública nuestra propia postura, señalamos:

1. Que como Iglesias herederas de la Reforma del siglo XVI el fundamento de nuestra vida y testimonio es el Evangelio de Jesucristo, es decir, el anuncio de la salvación por la sola gracia, por la sola fe, por solo Cristo (cf. Romanos 3, 22ss). De allí surge que no es lo que somos u hagamos los seres humanos lo que define nuestra situación delante de Dios, sino lo que Dios hizo en Jesucristo en favor nuestro. Por lo tanto, quienes hacen de la orientación sexual de una persona un criterio condicionante de su relación con Dios, por ejemplo excluyendo a los homosexuales – por su condición de tales – del amor y de la gracia de Dios, incurren en un grave error.

2. Que no hay obra o cualidad humana que defina de por si la pertenencia a la Iglesia, tampoco en el terreno de la orientación sexual. La iglesia debe estar abierta a toda persona que responda con fe a su bautismo y al mensaje del Evangelio de Jesucristo. Pues con la fe se establece una nueva identidad, que relativiza todas las identidades anteriores, sean étnicas, sociales, sexuales o de cualquier otro tipo  (cf. Gálatas 3, 26-28). Así pues, quien hace de la orientación sexual una condición a partir de la cual se decide o condiciona la pertenencia a la iglesia, comete un grave error.

3. Que el contrato matrimonial es una institución exclusivamente de orden civil, sujeta desde sus inicios a cambios y transformaciones a partir de la situación histórica y específica de las sociedades en que se desarrolló. Dicha institución debe permanecer abierta a las modificaciones que garanticen el mejor marco de convivencia saludable para los contrayentes que la integran, así como para los hijos que sean educados en su seno. De acuerdo con nuestra ética evangélica también la comunidad matrimonial y familiar encuentra su fundamento y guía en el triple mandamiento del amor a Dios, al prójimo y a sí mismo (cf. Mateo 22, 34-40).

4. Que reconocemos al Estado su legítima potestad de legislar con la finalidad de asegurar la igualdad de derechos y deberes de todos los ciudadanos, en vistas a afianzar una convivencia basada en la justicia y la paz. En ese sentido valoramos positivamente toda iniciativa tendiente a reparar situaciones de injusticia y discriminación sufridas por minorías en nuestra sociedad. Según nuestro punto de vista este es el caso del proyecto de ley que está en tratamiento en el parlamento argentino sobre la institución del matrimonio entre personas de un mismo sexo.

5. Que nuestro apoyo a esta medida, tendiente a reconocer sus derechos democráticos a personas hasta ahora marginalizadas, nos compromete a trabajar en la construcción de un país más justo e inclusivo. En ese sentido reconocemos que nuestro compromiso no siempre ha tenido la claridad y consecuencia que dicha tarea demanda. Ello nos obliga a revisar críticamente, a la luz de la Palabra de Dios, las formas concretas en que se desarrolla nuestra vida y misión, a fin de superar en el seno de nuestras propias comunidades aquellas posturas y actitudes que de una u otra forma contradicen el mandato que tenemos como Iglesia de Jesucristo.

Pastor Federico H. Schäfer
Presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata

Pastor Alan Eldrid
Presidente de la Iglesia Evangélica Luterana Unida

A tres meses del Golpe de Estado y ante la visita de la delegación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a la República de Honduras 
 
“Abran las puertas para que pase una Nación justa” Isaías 26, 2.

“¿Qué tienen en común la justicia y la injusticia? ¿Ó como puede la luz ser compañera de la oscuridad? 2 Corintios 6,14.

Señor Roberto Micheletti:
Nos dirigimos a Ud. en el espíritu de compartirle no sólo nuestra preocupación por los sucesos ocurridos en su país a partir del 28 de junio pasado sino además, para pedir toda su colaboración a los esfuerzos que a partir de entonces se están haciendo para devolverle a la República de Honduras lo que ustedes mismos le han quitado, a saber, la plena vigencia de los derechos y garantías constitucionales.

Como seguramente es de su conocimiento, el Premio Nobel de la Paz, Arq. Adolfo Pérez Esquivel, se despedía del Cardenal Oscar Andrés Rodríguez el pasado 8 de julio con las palabras del evangelio de Juan: “Sólo la verdad nos hará libres”. Habían pasado pocos días del golpe de Estado que Ud. liderara sometiendo a un futuro incierto a la democracia hondureña y, sorpresivamente –por qué no decirlo- a la comunidad internacional. Desde el Cono Sur de nuestra América Latina no terminamos de salir de nuestro asombro ante la apertura de un nuevo capítulo que no sólo creíamos superado, sino que también lo conocimos hasta el hartazgo por nuestro reciente pasado. No sólo por su naturaleza, sino también en sus efectos y consecuencias que se arrastran por décadas en las personas, en el pueblo y en las propias instituciones del Estado. Podrías estar interesado en leer algo sobre Matrimonios Mixtos.

Hoy, a poco más de tres meses de esta aventura y tras los informes que hemos recibido de nuestras iglesias hermanas de la República de Honduras como asimismo del propio Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), Consejo que liderara recientemente una visita pastoral a su país, vemos con preocupación los hechos que nos comunican sobre la realidad cotidiana que han instalado en la sociedad hondureña a base de represión, castigo, eliminación de garantías constituciones, violaciones sexuales y muertes, además de las arbitrarias detenciones sin garantías de ningún tipo. No obstante, ahora vemos con esperanza los tenues avances que han habido para restaurar el derecho, la justicia y la paz, permitiendo la llegada de la delegación de la OEA a partir del día de hoy prometiendo así, esa es nuestra esperanza, alentadores diálogos.

Ante el inicio de dichas conversaciones, le invitamos a abrirse a la verdad y, desde ella, a retomar el camino de la institucionalidad democrática con todas las consecuencias que el derecho impone para que, como bien dice el salmista, “el amor y la verdad se den cita, la paz y la justicia se puedan besar y la verdad brote desde las entrañas mismas del pueblo hondureño para que la justicia pueda mirar desde el cielo” (paráfrasis según el Salmo 85, vv- 11 – 12).

Confiamos, entonces, que la Mesa de Diálogo pueda contar con personas de bien, es decir, personas que no tienen sus manos manchadas con sangre inocente y estén abiertas y dispuestas a recibir los aportes que los diversos sectores de la comunidad nacional e internacional puedan brindar en aras de una solución pacífica y duradera. En este sentido, queremos llegar hasta Ud. para decirle que, entre otras, nos sumamos a las demandas de la delegación ecuménica y que culminara con su tarea de visitación a las iglesias y pueblo de la República de Honduras el pasado día 2 de octubre, a saber:
a) Restablecer inmediatamente las garantías constitucionales.
b) Cesar todo tipo de violación a los derechos humanos e iniciar una profunda investigación que permita esclarecer las flagrantes violaciones a dichos derechos e identificar a cada uno de los responsables para que respondan ante los tribunales correspondientes por dichos actos aberrantes.
c) Retomar el diálogo en el espíritu del Acuerdo de San José, acuerdo más conocido como “plan Arias”.
d) Asegurar la más amplia y libre participación del pueblo de Honduras en todo el proceso.
Sr. Micheletti: somos conscientes que tiene ante Ud. la enorme posibilidad de devolver la legitimidad a lo que, amparado en una supuesta legalidad, ha sido quitado. En tal sentido, queremos decirle que no nos animan otros deseos, que:
· La democracia retorne y sea vivida plenamente en justicia y rectitud en toda Honduras.
· Se tomen todos los recaudos legales para que nunca más las asonadas militares se ensañen contra la indefensa población civil con el único y exclusivo fin de robarles la poca institucionalidad democrática que habían logrado alcanzar.
· La esperanza en una justicia reivindicativa no sean nunca más castigada y mancillada con represión y con sangre, sino que más bien se asegure al pueblo el derecho no sólo al legítimo gobierno sino también al democrático disenso.

Confiamos nuestra comprometida oración para que los diálogos que están teniendo lugar en el marco de la OEA conduzcan a buen puerto las negociaciones a las que darán lugar y pedimos a las iglesias hermanas con las que nos une la visión común de una humanidad reunida y restaurada en la justicia y la paz para que sumen su solidaridad acompañándonos en esta tarea de ser testigos de un cielo y una tierra nuevos (Apocalipsis 21,1) para nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños.
En Jesús, el último y único sacrificio de Dios,

Pastor Federico H. Schäfer
Presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata

Pastor Juan Abelardo Schvindt
Secretario General

Buenos Aires, 6 de octubre de 2009.

Papeleras

“Convertirán sus espadas en azadones y sus lanzas en hoces.
Ninguna nación alzará la espada contra otra nación
ni se preparará más para la guerra.”
Miqueas 4:3

 

Carta Pastoral

A las comunidades de fe
de las Iglesias que participan en el Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) y de la Iglesia Católica

Convocados por el CLAI nos hemos reunido en la ciudad Gualeguaychú, el día 12 de junio de 2007, autoridades (obispos y presidentes) de distintas iglesias cristianas, preocupadas por el clima de tensión que se ha generado en los pueblos de ambas orillas, a raíz de la instalación de la Planta procesadora de pasta celulósica en la localidad de Fray Bentos. Hemos compartido un tiempo de reflexión, y hemos escuchado el testimonio de personas directamente involucradas y afectadas por este hecho.

No tanto el corte, sino el ambiente
Hemos escuchado que cortes, marchas y encuentros han sido los medios utilizados para levantar ante las autoridades y opinión pública, la cuestión central: nuestro medio ambiente está en peligro ante la materialización de este emprendimiento.
Esta no es la única preocupación sobre el medio ambiente en peligro: la sojización, la extranjerización de la tierra, el uso indiscriminado del agua, el monocultivo, las plantas de minerales a cielo abierto. Todos estos temas son partes del mismo problema: la ganancia económica a cualquier precio.

Reafirmamos: ¡Los hermanos sean unidos!
Tenemos la certeza que Uruguay y Argentina son dos pueblos hermanos con una larga historia de lazos familiares y luchas compartidas. Esta certeza debe afianzar nuestra convivencia por encima de los conflictos. Capitales transnacionales, sin amor por estas tierras y sus pueblos, generan la situación de enfrentamiento que hoy nos preocupa.

Vocación de servicio y grandeza
Consideramos que el liderazgo político de ambos países tiene un rol fundamental en la superación de este conflicto. Nos preguntamos si los esfuerzos realizados han sido suficientes. Lo cierto es que no vemos que los mismos hayan logrado los resultados necesarios. Instamos a los gobiernos a que perseveren en la búsqueda de salidas en el espíritu de hermandad que caracteriza a estos dos pueblos.

¿Úselo y tírelo?
En la base de estos problemas ambientales se ubica un estilo de vida que prioriza el consumismo y una actitud irracional en el uso de los recursos naturales de la Creación de Dios. Somos mayordomos (cuidadores) no dueños de la Creación. Exhortamos a tener una actitud responsable y austera en el uso de todos los recursos naturales.

La verdad nos hace libres
Pedimos a los medios de comunicación que sean objetivos en la información que comparten con nuestros pueblos. Especialmente que contribuyan a la paz y al buen entendimiento entre argentinos y uruguayos. Vemos con preocupación cuando titulares y noticias agregan comentarios o sospechas que enrarecen el ambiente y generan animosidad entre nuestra gente.

Nuestro Dios es un Dios de unidad, y no de fragmentación. En Cristo él ha restaurado el sentido de ésta su Creación, y en ella el de nuestra propia vida, para que con un sentido de justicia y responsabilidad cuidemos lo que se nos ha confiado.
Conflictos como el que nos afecta pueden llevarnos fácilmente a la desesperanza, y con ello conducirnos a la fragmentación dispersando así los esfuerzos por la búsqueda de los “cielos nuevos y tierra nueva donde more la justicia” (2 Pedro 3,13). En esta justicia ponemos nuestra confianza, tras ella encaminaremos nuestros pasos, y en su plenitud nuestra certeza.

Iglesias participantes:
Iglesia Evangélica del Río de la Plata
Iglesia Evangélica Congregacional
Iglesia Evangélica Metodista Argentina
Iglesia Metodista de Uruguay
Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata
Diócesis de Gualeguaychú (ICR)
Iglesia Cristiana Bíblica
Federación Argentina de Iglesias Evangélicas
Iglesias Reformadas en Argentina

……………………………………………………………………………………………………….

Carta pastoral

En relación con eventuales diferendos entre nuestros países por la instalación de plantas de celulosa en la Región

“Dichosos los que buscan la paz,
pues Dios los llamará hijos suyos”
Ev. Según San Mateo 5, 9

A las congregaciones en el Litoral Argentino-Uruguayo

Queridos hermanos y queridas hermanas:

¡Paz y bien sean con todos y todas; con cada uno, cada una de ustedes!

Como Iglesias llamadas a servir con vocación y compromiso al Evangelio de nuestro común Señor Jesucristo, hemos seguido con preocupación las tensiones sociales originadas en la zona fronteriza entre Argentina y Uruguay en torno a la instalación de fábricas de celulosa

Lamentamos profundamente la creciente animosidad que esto está creando entre los pueblos a ambos márgenes del Río Uruguay, que tienen una historia de tantas cosas en común. Más aún en un momento en el cual ambos gobiernos expresan coincidencias nacionales y regionales a favor de la dignidad humana.

Por lo que coincidimos en enviarles a Uds. esta carta para expresarles nuestra solidaridad y apoyo como también algunas ideas e inquietudes que nos parecen pueden contribuir a entender y distender la situación en vistas de su solución.

Una primera observación es que frente a las variadas y contradictorias informaciones que circulan a todo nivel, las Iglesias estamos llamadas a procurar en forma pacífica a discernir la verdad, evitando el egoísmo que deteriora las relaciones humanas prime sobre la dignidad y el bienestar de nuestros pueblos, especialmente en sus sectores más pobres y desprotegidos.

Consecuentemente y en segundo lugar queremos comunicarles que estamos solicitando al Consejo Latinoamericano de Iglesias en el Río de la Plata que convoque a una Consulta, en el tiempo más breve posible, para analizar la situación en un contexto más amplio con el aporte de técnicos, pastores y pastoras de nuestras Iglesias que nos permitan ver y discernir claramente el rol que podemos ejercer en este momento, como así también su posible contribución para alcanzar una solución al conflicto de intereses ya planteado Invitando incluso a través de las Federaciones de Iglesias en Uruguay y Argentina a otras iglesias y confesiones a fin de facilitar un intercambio fluido de información incluso en contacto con las autoridades nacionales de ambos Estados.

En circunstancias de la IX Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias, recientemente realizada en la ciudad de Porto Alegre desde el 14 al 23 de febrero de 2006, los delegados de las Iglesias de Argentina y Uruguay tuvimos la oportunidad de dialogar informalmente con delegados de las Iglesias de Finlandia allí presentes, quienes manifestaron que están dispuestos a brindarnos información técnica de estudios producidos por las Universidades, Organismos Técnicos e Iglesias de ese país, como también las cláusulas regulatorias de las plantas de celulosa existentes allí, lo que permitiría tener más datos para compartir con Uds. y otras Iglesias, con información verificable e independiente.

Finalmente les manifestamos a Uds., que están en esta región de nuestro litoral común, que los acompañamos con cariño fraterno. Oramos pidiendo prudencia y sabiduría. Por sobre todo para que, quienes tienen en sus manos la responsabilidad de la administración pública en nuestros pueblos con el ejercicio del poder constituido, lo ejerzan colocando -por encima de todo- el bien común de nuestros pueblos, que hemos heredado y que estamos llamados a preservar.

Dios les bendiga y les guarde y nos de su paz que sobrepuja todo entendimiento humano.

Obispo Nelly Ritchie, de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina.
Pastor Federico Schäfer, Presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata.
Pastor Juan Abelardo Schvindt, Secretario General de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata.
Pastor Luis Macchi, Presidente de la Iglesia de los Discípulos de Cristo en la Argentina.
Pastor Oscar Bolioli, Presidentede la Iglesia Metodista en el Uruguay.
Pastor Hugo Armand Pilon, Moderador de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata.
Pastor Héctor Preteca, Presidente de la Iglesia Cristiana Bíblica.


A propósito del debate sobre salud reproductiva…

“¿Qué está permitido hacer en sábado: el bien ó el mal? ¿Salvar una vida ó destruirla?” Jesús en el Evangelio de San Marcos 3, 4.

Es por todos conocida, gracias a los medios de comunicación, la campaña que el gobierno nacional ha iniciado a través del Ministerio de Salud de la Nación, procurando responder a problemas tan serios como lo son el embarazo precoz y las enfermedades de transmisión sexual (ETS), de entre las cuales debemos destacar la pandemia del VIH/SIDA. La ‘Campaña Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable’ se realiza bajo el lema: “Informate, consultá, decidí: es ley, es tu derecho”.

Como iglesias cristianas inspiradas en una teología que promueve la vida en toda su plenitud (Ev. San Juan 10, 10), saludamos esta iniciativa que promueve ir al encuentro de la actual situación que atraviesan tantas personas jóvenes en general -y mujeres en particular- en nuestro país. Especialmente porque intenta responder, aunque de un modo parcial, a problemas que sólo encontrarán cabal respuesta cuando contemos con una ley de educación sexual junto a una adecuada reglamentación para la enseñanza en las aulas de nuestras escuelas y colegios. Sólo un esfuerzo de esas características logrará revertir el actual cuadro que presenta el deterioro en la situación social y tornará, por sus efectos, innecesarias las campañas como la que actualmente nos ocupa.

Por lo dicho y sensibilizados por un debate que aparenta instalarse a raíz de esta campaña, manifestamos:

” Que es deber del Estado velar por la salud de todos los habitantes de la República. En especial, los más empobrecidos y expuestos a riesgos de toda clase, por la falta de una educación sexual que los capacite en el conocimiento referido a la salud reproductiva que les permita ejercer con responsabilidad y plenitud el derecho a la libertad que les cabe también en este plano.

” Que es responsabilidad de los grupos organizados de la sociedad civil y, nosotros como iglesias provenientes de la Reforma Protestante como parte de ella, apoyar aquellas acciones destinadas a la promoción de la dignidad humana y contribuir para que no sean amenazadas en sus objetivos e implementación por actitudes que, por bien intencionadas que parezcan, lo único que pretenden imponer es una visión particular cuando no única -en temas que son privativos a la conciencia de cada persona- al resto de la sociedad.

” Que a muchos todavía nos cuesta aceptar y entender las verdaderas consecuencias que tiene para una convivencia madura y adulta, la pluralidad de visiones en el seno de una sociedad democrática y que, por sus propios presupuestos, corresponde que la construyamos entre todos y de una manera responsable.

Al hablar de la responsabilidad que nos cabe a todos en este asunto, viene a nuestra mente la imagen de muchos niños y niñas nacidos por falta de una actitud responsable y planificada. Muchos de ellos y de ellas culminan siendo agregados y en deplorables condiciones a los más marginados y estigmatizados sectores ‘socialmente vulnerables’. Y qué decir de las enfermedades de transmisión sexual que acaban no sólo matando a quienes las padecen sino que además provocan -en su propio entorno- actitudes discriminatorias agregando así una pesada carga a la ya irreparable que les impuso la enfermedad.

Hoy queremos manifestar nuestro aprecio al valor puesto en esta campaña que apoyamos en la certeza de que “todo lo que hagamos por uno de esos hermanos o hermanas más humildes, por él mismo estará siendo hecho” (paráfrasis del Ev. Según San Lucas 25, 40).

Pastor Presidente Federico H. Schäfer, Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP)
Pastor Presidente Alan Andrés Eldrid, Iglesia Evangélica Luterana Unida (IELU)
Pastor Hugo Armand Pilón, Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata (IEVRP)
Pastor Presidente Roberto H. Jordan, Iglesias Reformadas en la Argentina (IRA)

Comunión de las Iglesias de la Reforma en el Río de la Plata


Aportes para el diálogo con relación a la Educación Sexual Integral en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

“Por amor a Sión no me callaré, por amor a Jerusalén no descansaré, hasta que irrumpa su justicia como una luz radiante y su salvación como una antorcha encendida” (Isaías 62,1).

Introducción
Nuestras Iglesias surgidas de la Reforma protestante y entendidas como servidoras de la Palabra de Dios, siempre hemos tenido una profunda estima y valoración por la educación pública como herramienta para la construcción de la sociedad civil en la formación de buenos ciudadanos y de buenos cristianos. Ha sido, precisamente por causa de la Reforma que surgió la convicción de la importancia de que sea el Estado, como lo hemos reiterado en más de una ocasión, a través de la escuela que asume el rol decisivo en la formación/educación de nuestros hijos. De aquí que sea parte integral de nuestro testimonio en América Latina, precisamente, el ministerio educativo y en el que la materia de sexualidad humana, como tema curricular, no ha estado ausente. A pesar de que durante muchos años y muchas veces en soledad, nuestras iglesias han promovido una acción educativa en sexualidad humana que tuviera en consideración la realidad cambiante de nuestra sociedad en el marco de nuestros criterios teológicos y pastorales.

Por lo dicho, entonces, nunca hemos considerado a la escuela como un espacio competitivo ni sustituto de la familia o de la iglesia sino que siempre la hemos apreciado como una herramienta de complementación con nuestra actividad educativa y pastoral.

Definiciones y principios básicos del proyecto – Nuestra opinión
Por lo dicho, entonces, compartimos la definición propuesta por el proyecto en debate con relación a la educación sexual integral como “el conjunto de actividades pedagógicas referentes a contenidos cognoscitivos y actitudinales necesarios para alcanzar la salud sexual” [1] . Es nuestra convicción que los conocimientos y las actitudes se nutran mutuamente y no se impartan fragmentadamente en un asunto.

Reconocemos, por lo dicho, que “la sexualidad es un fenómeno multidimensional” [2] y que por ello ninguna aproximación agotará el tratamiento de un tema tan profundo. Además de los aspectos psicológicos y físicos, el tratamiento de este tema debe contemplar los aspectos de la vida de relación, la responsabilidad con que se viven todos los actos de la vida privada y pública, los elementos culturales y religiosos que construyen el concepto de sexualidad. Es por esta razón que apoyamos, además, la metodología de género para una adecuada comprensión de la vivencia del ser varón y mujer en nuestra ciudad.

Sostenemos al igual que lo hace el proyecto en debate, que la sexualidad impregna toda la vida y existencia humanas, tanto a nivel privado como público, su evolución de acuerdo a la edad y a las personas [3] y que todos como sociedad nos formamos en valores que nos llevan a asumir responsabilidades en nuestra vida sexual.

Siempre hemos considerado y sostenido que, los diversos objetivos de la educación sexual en las escuelas públicas y privadas, deben ser:

a) brindar una información científicamente fundada; y
b) brindar esa información en forma plena y comprensiva para que fundamente valores y actitudes sanos, que eliminen falsos conceptos, tabúes y prejuicios. Solo de ese modo podremos promover una conducta sexualmente responsable y reducir las graves problemas de los embarazos no deseados, la iniciación sexual temprana y sin ninguna preparación, las enfermedades de transmisión sexual y el VIH-SIDA.
Para alcanzar esos objetivos los temas a tratar deben ser de tal amplitud y profundidad que abarquen el amplio abanico de posiciones sociales, culturales y religiosas que conviven armónicamente en nuestra Ciudad.

Es por ello que apoyamos el tomar en cuenta el desarrollo psicofísicos de las personas; la vida de relación y los conceptos de familia, amistad y amor [4] .

Conclusión
Por todo ello, resumidamente afirmamos:
La Escuela Pública -en su rol de formadora y promotora de valores ciudadanos, no puede quedar pasiva ni ser actora ausente en un tema tan necesario como el de la educación sexual integral en sus aulas,

Nuestras iglesias, basadas en un responsable y profundo compromiso democrático, consideramos que es tarea del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires garantizar y proteger la diversidad ciudadana también en el marco de la educación que promueve y sostiene;

Finalmente manifestamos, por lo dicho, que en esta ciudad nadie puede ni debe ser excluido, ni estigmatizado o marginado en el pleno ejercicio de sus derechos como persona.

Pastor Federico Hugo Schäfer
IERP – Presidente Pastor Alan Eldrid
IELU – Presidente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top